Author Topic: Memorable noche en el Royal Albert Hall  (Read 3862 times)

0 Members and 1 Guest are viewing this topic.

Online dsanchez

  • Administrator
  • Curefan Master
  • *****
  • Posts: 7049
  • Karma: 246
Memorable noche en el Royal Albert Hall
« on: November 20, 2011, 17:49:26 »
The Cure
Royal Albert Hall, Londres
15 de Noviembre del 2011

por David Sánchez

Uno puede cambiar de todo: de cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de dios. Pero hay una cosa que no puede cambiar: no puede cambiar de pasión (El secreto de sus ojos)

El anuncio

Cuando Robert Smith anunció a fines de Septiembre pasado que llevaría el show ´Reflections´ de The Cure a Inglaterra no lo pensé dos veces: ese mismo día pedí vacaciones, revisé hostales y vuelos y visité la página Web de la embajada inglesa. Esto último debido a que, a pesar de vivir en Europa, los peruanos necesitamos de una visa de turista para visitar el país que vio nacer a Smith. Así es, el Reino Unido pertenece a la Unión Europea pero no al espacio de circulación libre europeo ‘Schengen´ (los británicos tampoco utilizan el Euro: ellos se mantienen fieles a la libra esterlina)

A pesar del dineral que significaba el viaje aún viviendo en Europa (las entradas para ver desde una posición privilegiada a los cuatro fantásticos –me refiero a Robert, Roger, Jason y Simon; no a los perdedores del martes pasado en Quito- costaban entre 100 y 150 libras) decidí que más que el lujo del viaje y del concierto, ero un lujo el estar tan cerca de ellos y no verlos. Después de todo, ‘Reflections’ era nada menos que un repaso de los tres primeros discos de The Cure, “Three Imaginary Boys”, “Seventeen Seconds” y “Faith”, una cita de carácter obligatoria para cualquier fan.

La idea del ´Reflections´ se dio a propósito del Aniversario 30 del emblemático “Faith”, probablemente el álbum más apreciado por los fans junto al “Disintegration” (un sondeo en curefans.com da cuenta que “Faith” es la canción más popular entre los seguidores de la banda). Inicialmente, The Cure había previsto dos únicos shows en Sydney (el 31 de Mayo y 1 de Junio pasados), pero debido a la fuerte demanda, decidieron realizar siete shows más, uno en Londres y tres en Los Angeles y Nueva York, respectivamente. Hasta ahora no entiendo porqué Estados Unidos tuvo el privilegio de tener tantas fechas, considerando que la base más grande de fans está en Europa (en particular, Francia y Alemania). Imagino, además, que para algunos este anunció no cayó nada bien: sé de varias personas que viajaron desde América o Europa hacia Sydney sólo porque creyeron que esos serían los dos únicos ´Reflections´ shows.

La previa

Llegué a Londres el lunes 14 de noviembre, un día antes del concierto, sólo para estar seguro que ningún problema (volcanes, nieve, vientos, etc.) arruine mi encuentro con los semi dioses. Me hospedé cerca de la estación King’s cross (seguro que muchos recordaran la canción de los PSB),  en un hostal barato, bastante barato para Londres: apenas 8 libras.

Por la noche me encontré en el Hard Rock Café más antiguo del mundo (así es, el de Londres lo es) con personas a quienes conocía por primera vez. Eran otros fans de The Cure, y la conexión fue instantánea: luego de un par de cervezas hablábamos como si nos conociéramos desde siempre. Una hamburguesa con papas fritas costaba unas 12 libras (unos 60 nuevos soles), una cerveza de 300ml, unas 4.5 libras (unos 20 soles). Pero era un día especial y a pesar de que el dinero no sobre, en estos casos pasa a segundo plano. Nos retiramos cerca de la media noche, ya que nos esperaba un largo día.

El Royal Albert Hall

Era la tercera vez que The Cure tocaba en el Royal Albert Hall (RAH). La primera fue en 1986. Ese fue el año del legendario “The Cure In Orange”, y de una de las formaciones más recordadas de la banda, con Williams, Tolhurst, Thompson, Gallup y Smith. En el 2006 volvieron a tocar, esta vez para ayudar a una fundación de lucha contra el cáncer. En aquella oportunidad el grupo lo conformaban Thompson, Cooper, Gallup y Smith.

El RAH debe su nombre al esposo de la Reina Victoria, el Príncipe Albert. Inicialmente iba a llamarse “ "The Central Hall of Arts and Sciences" pero la reina, en plena inauguración y ante la sorpresa de todos, cambió el nombre (al fin  de cuentas, era la reina) y desde entonces el mítico teatro londinense, uno de los más emblemáticos del mundo, lleva ese nombre.

Siendo el RAH uno de los lugares más conocidos de Inglaterra es normal que se realicen tours guiados. Yo aproveché esto para conocer el lugar y tener quizás la suerte de ver parte del soundcheck de The Cure. ¡Y así fue! El tour empezó a las 15h30 y coincidió con las pruebas de sonido de Jason Cooper, Laurence Tolhurst y Roger O D’onnell.

El concierto

Con unos amigos, hicimos la cola temprano, desde las 14h00 en la puerta 11 del RAH. Éramos apenas veinte personas. Dos amigos italianos, super fanáticos, estaban allí desde las 09h30. Era otoño en Londres y el frío era soportable. Las puertas se abrieron cerca de las 18h30. El ingreso fue un gran lío: Diez minutos antes de la apertura, una persona de seguridad anunció que la entrada era por la puerta pequeña (en la “puerta” 11 habían dos entradas, una puerta grande y una pequeña) cuando una hora antes nos habían dicho que la entrada era por la puerta grande ¿El resultado? Varias personas se fueron raudamente a la puerta pequeña y aquellos que habían estado desde la mañana esperando en la puerta grande quedaron relegados a un segundo lugar. Apenas hubo tiempo para las discusiones y acusaciones, ya que minutos después abrieron la puerta y la gente empezó a ingresar. Hubo muchos empujones y gritos. Me sorprendió la mala organización (al menos en esa puerta) en un lugar como el RAH en el que se hacen 364 eventos al año. 

Al entregar mi ticket me pusieron un brazalete de color rosado. Enseguida, fui corriendo hasta la zona “standing”. Apenas había una línea justo delante del escenario. El concierto estaba previsto para  las 19h30.

El RAH lucía impresionante. La gente iba copando poco a poco el lugar con capacidad para 6,000 personas incluyendo aquellas de pie. Los instrumentos ya estaban  perfectamente dispuestos en el escenario. También las decoraciones, como la banderola del Reading FC sobre el amplificador de Simon Gallup. A las 19h45 un tipo con una camisa negra, pantalón negro y con un peinado y maquillaje bastante peculiar sube al escenario. Era Robert Smith. Detrás, su viejo amigo, Simon Gallup y luego el baterista Jason Cooper. Todos de negro. Todos a sus posiciones. Smith se acerca al micrófono y saluda al público. Luego diría “Estamos en 1979”. Los acordes de 10:15 Saturday Night empiezan. Era el comienzo de una noche inolvidable.

Fue una fiesta total. De hecho, “Three Imaginary Boys” era un álbum básicamente rock y como diríamos en Perú, bastante “tonero” (en especial si lo comparamos con los que vendrían luego) Bailábamos, gritábamos, nos empujábamos, disfrutábamos. Gallup estaba a apenas cuatro metros de mí. El hombre, que tiene cincuenta años pero parece haber tomado el elixir de la juventud, se mostraba serio e imperturbable. Al mismo tiempo, era el que más se movía por el escenario. Al igual que muchos bajistas, creo. Luego de unos 45 minutos, Smith indicó que se iban a una pausa de cinco minutos y que regresaban para tocar el segundo álbum de la noche.

Las notas de “A Reflection” dieron paso al emblemático “Seventeen Seconds”, un disco fundamental en la carrera de The Cure. Al igual que en su época, se utilizaron teclados, y para cumplir esta labor, Roger O´Donnell se unió a la banda. “Play For Today” y “A Forest” desataron el delirio del público. Jason Cooper, muchas veces criticado por los fans de la banda, cumplió de manera sobresaliente. El sonido de su batería encajaba perfectamente con las hipnóticas notas de éste álbum. ¿La voz de Smith?, impecable. Si uno escucha bootlegs de 1980 no encontrará mayor diferencia entre la voz del veinteañero Smith y el del actual, ya con cincuenta y dos años encima. La adición de O´Donnell en teclados fue fundamental para recrear las lúgubres notas de “Three” y “The Final Sound”. El dark en su máxima expresión.

La esperada tercera parte incluyó a un viejo conocido de The Cure: Laurence Tolhurst. El músico, desterrado de la banda durante la época del Disintegration subió al escenario para acompañar a sus ex band mates en la interpretación del “Faith”.

Las tristísimas notas de “The Funeral Party” (“los cinco mejores minutos de mi vida” como leí en un comentario de YouTube), la batería y teclados hipnóticos de “All Cats Are Grey” y la obscura “The Drowning Man” fueron el clímax de la noche para mí. El humo, las luces azules, apenas tres o cuatro, bastante minimalistas, la mirada ida de Robert durante el inicio de “All Cats Are Grey”, la mirada imperturbable de Gallup tocando su Fender y la devoción de los fans a mi alrededor, mirando atónitos a esos semi dioses, son imágenes que quedaran grabadas en mi memoria para siempre. Les juro que si se caía el techo del RAH en ese momento hubiera muerto feliz.



Vendrían algunos encores luego de esta trilogía. El himno al dark, Descent, como alguna vez escuché decir a mi amigo Aldo Castillejos. “Charlotte Sometimes”, “The Hanging Garden”, en fin. Fueron más de tres horas inolvidables. Smith quiso tocar también algo para los que no eran tan fanáticos de The Cure (sólo los fans conocen estos tres primeros discos, en particular el “Faith”) y tocó la clásica “Boys Don´t Cry”, para cerrar más tarde con tres canciones bastante poperas, “Let´s Go To Bed”, “The Walk” y “The Lovecats”, que poco o nada tienen que ver con la solemnidad de su segundo y tercer disco. “Nos vemos en los siguientes tres” dijo Smith al despedirse. No sabemos si se refería a los conciertos de la siguiente semana en Los Angeles y Nueva York o un posible show con el The Top/Kiss me/The Head On The Door como protagonistas.

Han pasado 9 años desde la primera vez que vi a The Cure, en una fría noche de Hamburgo. Fue un Noviembre, al igual que esta vez. Y como en aquella oportunidad, tengo la sensación de haber pasado una de las mejores noches de mi vida.
Strangers passing in the street, by chance two separate glances meet and I am you and what I see is me...

Offline omar

  • Beginner
  • *
  • Posts: 5
  • Karma: 1
Re: Memorable noche en el Royal Albert Hall
« Reply #1 on: November 21, 2011, 22:14:28 »
los 4 fantasticos qui guina!!! , ya se me habia pasado la colera de la goleada tamare , postea el link!!del concierto!! enteroo

Online dsanchez

  • Administrator
  • Curefan Master
  • *****
  • Posts: 7049
  • Karma: 246
Strangers passing in the street, by chance two separate glances meet and I am you and what I see is me...